DeniDaLo

Por Deniris Daza|Posteado 27 Jul, 2020|0 Comentarios|119 Vistas

Hay tiempo para ¿todo?

Una de las cosas más difíciles desde que decidí emprender y llamarme “consultora creativa” fue aceptar mi propio saboteo.

Si algo nos define a los auto saboteadores es apropiarnos del Dios del tiempo para justificar nuestra falta de interés o disciplina que nos aleja cada vez más de lo que queremos verdaderamente para nuestra vida.

Se llega a perfeccionar de forma tan clara este arte, que ya puedes estructurar tu propia mentira sin importar la dinámica o la solución que se presente. 

El tiempo es un elemento finito si lo ves en un espacio lineal de inicio fin, pero cuando realmente entiendes cómo gestionarlo, puede ser tu mejor aliado. 

Buscando ayuda para solucionar este esquema mental tan estructurado en mi cabeza, llegué a Cerebrollo, una gestora de tiempo, como se hace llamar y logré entender un poco mejor cómo deconstruyendo el tiempo a nuestro favor, podemos lograr ir a esa meta que tanto buscamos.

Pero claro, no es que ella tenga la varita de sauco y mágicamente me convierta la idea que tengo en la cabeza en un bestseller, sino más bien nos muestra de una forma ilustrada cómo estamos percibiendo el tiempo en el mundo material.

Y no se equivoquen, este texto no va de ¡aprovecha tu tiempo, coño!, sino más bien de invitarte a cuestionarte realmente esa vieja frase de, “hay tiempo para todo”.

El multitasking es nuestro peor enemigo.

A los millennials nos hicieron creer que estar fuera de esta idea, te convertía en un inútil y hasta chistes se hacía con esto, chistes que refuerzan la idea de hacer múltiples tareas a la vez, pero la verdad es que el tiempo, va muy ligado a nuestra energía y a la administración de ella.

¿Han sentido alguna vez que están en múltiples proyectos, escribiendo, pintando, dirigiendo y no terminan ninguno? 

Es precisamente esta dispersión lo que nos vuelve arena el tiempo y alejándonos del enfoque. 

La prioridad para gestionar el tiempo es la honestidad, es la forma en la que planeas de forma real el tiempo que te tardarás en crear algo, las dinámicas mínimas que tengo diariamente y como un reloj suizo, poder controlarlo y manejarlo a tu favor. 

Parte de ese control no es convertirte en un androide, sino más bien, convertirte en alguien tan consciente de su humanidad, que se permite pausas para alimentar su energía creadora, su mente, su cerebro, su alma y darle orden para comenzar como una batería a crear tus prioridades de ideación.

¿Cómo estás manejando hoy tu tiempo? ¿No tienes tiempo o solo es una excusa?

Share:

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Campos obligatorios están marcados *